Sonreír mientras corremos, ha demostrado ser una gran herramienta para evadir al cerebro de los pensamientos negativos. Ya que, cuando lo hacemos se liberan endorfinas que nos hacen sentir mejor!

Share
Share